Coberturas de un CiberSeguro

Coberturas de un ciberseguro

Si las consecuencias de los riesgos son muy diversas, las coberturas también deberían serlo, pero esto no sucede así En el proceso de gestión, y más concretamente en la detección (ver 5.1), se citó que cada riesgo que tiene capacidad de ocasionar un siniestro se encuentra en una capa.

Pueden ser más, aunque hay una que es predominante.

Ciberseguros en un mercado tecnológicoCiberseguros en un mercado tecnológico

Las consecuencias de cada uno de ellos se limita principalmente a seis tipos de daños.

Las coberturas principales, por tanto, pueden tener su base en dos conceptos o una combinación de ambos:

  • Coberturas basadas en capas (Personas, Hardware, Empresa, Software y Red).
  • Coberturas basadas en consecuencias (Daños físicos, pérdida de beneficios, pérdida de reputación, multas o sanciones, reclamaciones, propiedad intelectual).

De todas formas, cada cobertura debe estar delimitada dentro de una capa, y dentro de cada capa puede existir la combinación de seguros de daños propios y daños a terceros

En la actualidad, las entidades aseguradoras que operan en España, y que poseen una oferta aceptable de ciberseguro, basan sus coberturas en 4 bloques generales que son la propuesta para los nuevos productos:

  • Responsabilidades (1)
  • Gastos (2)
  • Pérdidas (3)
  • Asistencia y gestión de la crisis (4)
  • En la cobertura de responsabilidades se encuentran englobadas aquella responsabilidad civil causada por el uso y tratamiento de la información personal o confidencial, la derivada de la seguridad en redes, por actividades multimedia, violación de la propiedad intelectual, delitos contra el honor, injurias, calumnias, vulneración del derecho a la intimidad de las personas y la reclamación un tercero.
  • La cobertura de gastos es muy amplia y abarca el coste de honorarios profesionales, las sanciones asegurables y gastos de defensa jurídica, el coste de investigación o análisis forense, pagos por extorsión para que cese una amenaza, el incremento de coste de explotación, gastos de recuperación de datos, costes de peritaje, gastos por restitución o rehabilitación de la imagen pública, gastos de notificaciones a clientes y el coste de formación en materia de prevención.
  • Las pérdidas no deben entenderse como un seguro de lucro cesante.

    Las pérdidas de beneficio neto son un parte de la cobertura, pero se encuentran en este bloque aquellas pérdidas ocasionadas por daños patrimoniales como consecuencia de una afectación tanto de carácter físico como virtual o en red (pérdida de ingresos, p.ej tienda online, ingresos por advertising,…), aunque éstos pueden encontrarse en la cobertura de gastos.

    También, en el sentido estricto de la palabra, la pérdida deriva de un perjuicio aunque habitualmente éste se asocia a la cobertura de responsabilidad civil.

    Sin duda alguna, la pérdida de reputación es una de las garantías que no está tan desarrollada debido a la falta de experiencia en tratar este tipo de siniestros y que hoy día es el punto flaco del ciberseguro y su vez la gran baza para fomentar su demanda en el mercado.

  • Quizá, entre las coberturas ofertadas, ésta sea la más dispar ya es un tipo de cobertura ofrecida por terceras empresas vinculadas contractualmente al asegurador (las anteriores coberturas pueden ser ofrecidas por la Aseguradora o también por terceras partes) y operan según lo que incluya la póliza pero con cierto inconveniente: la eximición de responsabilidad del asegurador ante el trabajo realizado por un tercero La oferta actual proporciona asistencia para solventar las vulneraciones de sistemas por ciberataques, ayuda en la prevención y en la gestión mediante paneles o mapas de riesgo, y asistencia técnica puntual.

 

Te interesa:  Seguro De Ciberseguridad QBE: QBE Cyber

Si deseas leer más artículos parecidos a Coberturas de un CiberSeguro los encontrarás en Ciberseguros.

Te interesa:

Subir Ciberriesgos y Ciberseguros