Infraestructura crítica: El agua y los ciberriesgos

Ciberriesgos infraestructura
Tabla de Contenidos

La digitalización de las infraestructuras del ciclo del agua ha traído consigo mejoras en la gestión operativa y eficiencia, pero también ha aumentado la superficie sensible a los ciberataques. Las infraestructuras críticas relacionadas con el agua son cada vez más frecuentes como objetivo de ataques cibernéticos.

Ciberriesgos ongsCiberseguridad en ONGs: Resguardando causas sociales

La convergencia de los mundos IT/OT (Information Technology/Operational Technology) ha creado un escenario en el cual la interacción entre los dos aumenta la superficie sensible al ciberataque. Las ciberamenazas que enfrenta el sector del agua incluyen la pérdida de datos, deterioro del hardware o la red, accesos no autorizados y vulnerabilidades en el software.

Para protegerse contra estos ciberriesgos, se deben implementar medidas de ciberseguridad como la segmentación de redes, gestión de identidades, priorización de activos según su criticidad, inspección del tráfico de red y controles de protección.

En España, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC) es el órgano responsable de coordinar y supervisar la protección de las infraestructuras críticas. El Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC) establece las medidas para prevenir y proteger a las infraestructuras críticas de las amenazas.

En resumen, la ciberseguridad es fundamental para garantizar el funcionamiento seguro de las infraestructuras críticas del agua y protegerlas de los ciberriesgos.

Principales puntos a tener en cuenta:

  • La digitalización de las infraestructuras del ciclo del agua ha aumentado la exposición a ciberriesgos.
  • Las infraestructuras críticas relacionadas con el agua son objetivos frecuentes de ataques cibernéticos.
  • La convergencia IT/OT ha ampliado la superficie vulnerable a los ciberataques.
  • Las principales amenazas en el sector del agua incluyen pérdida de datos, deterioro de hardware o red, accesos no autorizados y vulnerabilidades en el software.
  • Medidas de ciberseguridad como la segmentación de redes y la gestión de identidades son esenciales para proteger la infraestructura crítica del agua.

La importancia de la ciberseguridad en la infraestructura crítica del agua.

Las infraestructuras críticas relacionadas con el agua son cada vez más frecuentes como objetivo de ataques cibernéticos. La digitalización de estas infraestructuras, que proporciona mejoras en la gestión y eficiencia operativa, también ha aumentado la superficie sensible a los ciberataques.

Por lo tanto, es crucial garantizar la ciberseguridad en la infraestructura crítica del agua para protegerla de los ciberriesgos y garantizar su funcionamiento seguro.

La convergencia de los mundos IT/OT (Information Technology/Operational Technology) ha creado un escenario en el cual la interacción entre los dos aumenta la superficie sensible al ciberataque. Se han identificado varias ciberamenazas que enfrenta el sector del agua, incluyendo la pérdida de datos, deterioro del hardware o la red, accesos no autorizados y vulnerabilidades en el software. Estas amenazas pueden tener consecuencias graves para la infraestructura del agua, afectando tanto su funcionamiento como la seguridad de los datos almacenados en ella.

Para protegerse contra estos ciberriesgos, es fundamental implementar medidas de ciberseguridad efectivas. Algunas de las mejores prácticas incluyen la segmentación de redes, la gestión de identidades, la priorización de activos según su criticidad, la inspección del tráfico de red y los controles de protección.

Estas medidas ayudan a prevenir y mitigar posibles ataques cibernéticos, garantizando la integridad y confidencialidad de los datos, así como el correcto funcionamiento de la infraestructura crítica del agua.

Ejemplo de tabla:

Tipo de Ciberriesgo
Descripción
Pérdida de datos
Riesgo de perder información crítica y sensible, lo que puede tener impactos operativos y legales.
Deterioro del hardware o la red
Posible daño o degradación de los equipos y sistemas de la infraestructura del agua.
Accesos no autorizados
Peligro de intrusión en los sistemas de la infraestructura, con el riesgo de interrupciones o manipulación.
Vulnerabilidades en el software
Posibles brechas en la seguridad de los sistemas informáticos utilizados en la infraestructura del agua.

En España, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC) es el organismo encargado de coordinar y supervisar la protección de las infraestructuras críticas, incluyendo las relacionadas con el agua. El Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC) establece las medidas necesarias para prevenir y proteger a estas infraestructuras de las amenazas cibernéticas.

En resumen, la ciberseguridad es esencial para garantizar el funcionamiento seguro de las infraestructuras críticas del agua y protegerlas de los ciberriesgos. La implementación de medidas de ciberseguridad efectivas y el cumplimiento de las directrices establecidas por organismos como el CNPIC y el PNPIC son fundamentales para mantener la integridad y confidencialidad de los datos, así como la disponibilidad y funcionalidad de la infraestructura crítica del agua.

Los desafíos de la convergencia IT/OT en la infraestructura crítica del agua

La integración de tecnologías de la información (IT) y tecnologías operativas (OT) en la infraestructura crítica del agua ha abierto nuevas oportunidades, pero también expone a nuevas vulnerabilidades y riesgos informáticos. A medida que las redes de agua y los sistemas de control se vuelven más interconectados y dependientes de la tecnología, se presentan desafíos únicos para garantizar la seguridad y protección de estos activos vitales.

La convergencia de IT/OT en la infraestructura crítica del agua implica la interacción entre los sistemas de información y los sistemas de control que operan en el ciclo del agua. Esto incluye desde la gestión de los recursos hídricos hasta la distribución de agua potable y el tratamiento de aguas residuales.

Sin embargo, esta interconexión también amplía la superficie de ataque para los ciberdelincuentes. Las vulnerabilidades pueden surgir en diferentes puntos de la infraestructura, desde los sistemas de control y monitoreo hasta las redes de comunicación y los dispositivos IoT.

Para abordar estos desafíos y proteger la infraestructura crítica del agua, es fundamental implementar medidas de ciberseguridad efectivas. Esto incluye la segmentación de redes para limitar el acceso no autorizado, la gestión de identidades para controlar quién puede acceder a los sistemas, y la priorización de activos según su criticidad para asignar recursos de protección adecuados.

Además, se deben implementar sistemas de detección y respuesta para monitorear el tráfico de red y detectar posibles amenazas. Los controles de protección, como firewalls y sistemas de encriptación, también son esenciales para fortalecer la seguridad de la infraestructura.

Medidas de ciberseguridad para proteger la infraestructura crítica del agua
Segmentación de redes
Gestión de identidades
Priorización de activos según criticidad
Inspección del tráfico de red
Controles de protección (firewalls, encriptación)

En España, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC) juega un papel fundamental en la coordinación y supervisión de la protección de las infraestructuras críticas. A través del Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC), se establecen las medidas necesarias para prevenir y proteger a las infraestructuras críticas del agua de las amenazas cibernéticas.

Estas iniciativas buscan garantizar el funcionamiento seguro de los sistemas de agua, preservando la disponibilidad y calidad del recurso vital para la sociedad.

Principales ciberamenazas en el sector del agua

Los ciberriesgos en el sector del agua pueden manifestarse de diversas formas y representar un peligro para la seguridad de los sistemas y la disponibilidad del recurso hídrico. En un mundo cada vez más digitalizado, las infraestructuras críticas relacionadas con el agua son cada vez más frecuentes como objetivo de ataques cibernéticos.

Las amenazas pueden surgir tanto desde el exterior, con accesos no autorizados y ataques dirigidos, como desde el interior, a través de vulnerabilidades en el software y un mal manejo de los datos.

Para comprender mejor las principales ciberamenazas en el sector del agua, es importante identificar los posibles riesgos. Entre ellos se encuentran la pérdida de datos sensibles, que puede comprometer la confidencialidad de la información y la privacidad de los usuarios.

Además, el deterioro del hardware y la red puede resultar en la interrupción de los sistemas de suministro de agua, afectando la disponibilidad del recurso. Asimismo, los accesos no autorizados a los sistemas pueden permitir a los ciberdelincuentes manipular o interrumpir los procesos de gestión del agua.

Por último, las vulnerabilidades en el software utilizado pueden ser explotadas para ingresar a los sistemas y comprometer su integridad o su funcionamiento normal.

Ciberamenaza
Descripción
Pérdida de datos
Compromete la confidencialidad y privacidad de la información.
Deterioro del hardware o la red
Puede resultar en la interrupción del suministro de agua.
Accesos no autorizados
Permite la manipulación o interrupción de los procesos de gestión del agua.
Vulnerabilidades en el software
Pueden comprometer la integridad y el funcionamiento de los sistemas.

Ante estas ciberamenazas, es fundamental implementar medidas de ciberseguridad para proteger la infraestructura crítica del agua. Algunas de estas medidas incluyen la segmentación de redes, que permite limitar el acceso a los sistemas y protegerlos de posibles intrusos.

La gestión de identidades y privilegios es otra medida clave, ya que garantiza que solo las personas autorizadas tengan acceso a los sistemas y a la información sensible. Además, la priorización de activos según su criticidad permite asignar recursos de protección de manera eficiente y focalizar los esfuerzos en aquellos elementos más vulnerables.

La inspección del tráfico de red y los controles de protección, como firewalls y sistemas de detección y respuesta, son también esenciales para identificar y prevenir posibles amenazas.

Medidas de ciberseguridad para proteger la infraestructura crítica del agua

Existen diversas medidas de ciberseguridad que se pueden implementar para garantizar la protección de la infraestructura crítica del agua contra los ataques cibernéticos. En un entorno digital cada vez más complejo, es fundamental contar con estrategias efectivas para prevenir y mitigar los riesgos relacionados con la seguridad de datos, la protección de redes y la integridad de la infraestructura digital.

Una de las principales medidas es la segmentación de redes, que consiste en dividir la infraestructura en diferentes segmentos aislados, limitando así la propagación de un eventual ataque. Esto implica separar la red de control y supervisión de la red de datos, de manera que un posible fallo en una de ellas no afecte la otra.

Otra medida es la gestión de identidades, que consiste en establecer políticas rigurosas para la gestión de usuarios y acceso a los sistemas. Esto implica asignar roles y permisos adecuados a cada usuario, así como implementar autenticación de dos factores para mejorar la seguridad de los accesos.

Además, es importante priorizar los activos según su criticidad. Esto implica identificar los activos más valiosos y vulnerables de la infraestructura, y asignarles medidas de protección adicionales.

De esta manera, se puede enfocar los recursos y esfuerzos en proteger aquellos elementos más cruciales para el funcionamiento del sistema.

Medidas de Ciberseguridad
Descripción
Segmentación de redes
División de la infraestructura en segmentos aislados para limitar la propagación de ataques.
Gestión de identidades
Establecimiento de políticas para gestionar usuarios y acceso a los sistemas, asignando roles y permisos adecuados.
Priorización de activos
Identificación y protección de los activos más valiosos y vulnerables de la infraestructura.

Otras medidas importantes son la inspección del tráfico de red y los controles de protección. La inspección del tráfico de red implica monitorear y analizar el tráfico en busca de posibles amenazas, identificando patrones de comportamiento sospechosos y bloqueando el acceso de fuentes no confiables.

Los controles de protección, por otro lado, se refieren a la implementación de firewalls, sistemas de detección y respuesta, y sistemas de prevención de intrusiones para proteger la infraestructura de ataques externos.

En conclusión, la protección de la infraestructura crítica del agua contra los ciberriesgos requiere de la implementación de medidas de ciberseguridad efectivas. Desde la segmentación de redes hasta la priorización de activos y la inspección del tráfico de red, estas medidas son fundamentales para garantizar el funcionamiento seguro de las infraestructuras y protegerlas de los ataques cibernéticos.

El rol del Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC).

El CNPIC juega un papel fundamental en la protección de la infraestructura crítica del agua y en la prevención de los ciberriesgos a los que está expuesta. Como órgano responsable de coordinar y supervisar la protección de las infraestructuras críticas en España, el CNPIC se encarga de implementar medidas de ciberseguridad y promover buenas prácticas para garantizar la seguridad de las redes y sistemas en el sector del agua.

Con el aumento de la digitalización en las infraestructuras del ciclo del agua, es vital contar con un organismo como el CNPIC que pueda hacer frente a los ciberataques y proteger la infraestructura crítica. El CNPIC trabaja en estrecha colaboración con otras entidades y organizaciones para identificar y evaluar los riesgos cibernéticos, desarrollar estrategias de prevención y respuesta, y coordinar acciones para fortalecer la seguridad en el sector del agua.

La importancia de la colaboración en la protección de la infraestructura crítica del agua.

La cooperación entre los diferentes actores es clave para garantizar la protección de la infraestructura crítica del agua frente a los ciberriesgos. Es necesario establecer alianzas estratégicas entre el CNPIC, los operadores del sector del agua, las autoridades competentes y otros organismos relevantes para compartir información, buenas prácticas y recursos.

Además de supervisar y coordinar la protección de las infraestructuras críticas del agua, el CNPIC también tiene la responsabilidad de fomentar la concienciación sobre los ciberriesgos y promover la formación en ciberseguridad en el sector. Mediante la organización de talleres, cursos y eventos, el CNPIC busca capacitar a los profesionales del agua en la gestión de los riesgos cibernéticos y fomentar una cultura de ciberseguridad en todas las etapas del ciclo del agua.

  1. Seguimiento y evaluación de riesgos cibernéticos en la infraestructura crítica del agua.
  2. Coordinación con otros organismos y entidades para garantizar la protección efectiva de las infraestructuras críticas.
  3. Promoción de la concienciación y formación en ciberseguridad en el sector del agua.
  4. Desarrollo de estrategias de prevención y respuesta ante los ciberriesgos.

Actividades del CNPIC en la protección de la infraestructura crítica del agua:
Supervisión y evaluación de los sistemas de seguridad.
Implementación de medidas de ciberseguridad.
Coordinación con operadores y autoridades competentes.
Promoción de buenas prácticas en ciberseguridad.

Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC)

El PNPIC es un marco estratégico que busca garantizar la seguridad de las infraestructuras críticas, incluyendo las relacionadas con el agua, frente a los riesgos informáticos y ciberataques. En España, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC) es el órgano responsable de coordinar y supervisar la protección de estas infraestructuras.

El PNPIC establece una serie de medidas para prevenir y proteger a las infraestructuras críticas del agua de las amenazas cibernéticas. Una de las principales prioridades es la implementación de medidas de ciberseguridad que incluyen la segmentación de redes, la gestión de identidades, la priorización de activos según su criticidad y la inspección del tráfico de red para detectar posibles ataques.

Medidas clave del Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC)

El PNPIC establece una serie de medidas clave para proteger la infraestructura crítica del agua. Estas medidas incluyen:

  • Implementación de firewalls y sistemas de detección y respuesta.
  • Actualización regular del software utilizado en las infraestructuras críticas.
  • Capacitación del personal en ciberseguridad y concienciación sobre los riesgos informáticos.
  • Control y protección de los accesos a los sistemas y redes.

Estas medidas son fundamentales para proteger la infraestructura crítica del agua contra los ciberriesgos y garantizar su funcionamiento seguro. El PNPIC y el CNPIC juegan un papel crucial en la gestión de riesgos informáticos y la protección de las infraestructuras críticas en España, asegurando la continuidad y la seguridad de los servicios esenciales relacionados con el agua.

Ciberamenazas
Medidas de Protección
Pérdida de datos
Implementación de sistemas de copias de seguridad y recuperación de datos.
Deterioro del hardware o la red
Monitorización y mantenimiento regular de los dispositivos y redes utilizados.
Accesos no autorizados
Implementación de sistemas de autenticación y control de accesos.
Vulnerabilidades en el software
Actualización regular del software y parches de seguridad.

Importancia de la ciberseguridad en la gestión del agua

La seguridad de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) utilizadas en la gestión del agua es vital para asegurar un suministro de agua seguro y confiable. La digitalización de las infraestructuras del ciclo del agua ha traído consigo mejoras en la gestión operativa y eficiencia, pero también ha aumentado la superficie sensible a los ciberataques.

Las infraestructuras críticas relacionadas con el agua son cada vez más frecuentes como objetivo de ataques cibernéticos.

La convergencia de los mundos IT/OT (Information Technology/Operational Technology) ha creado un escenario en el cual la interacción entre los dos aumenta la superficie sensible al ciberataque. Las ciberamenazas que enfrenta el sector del agua incluyen la pérdida de datos, deterioro del hardware o la red, accesos no autorizados y vulnerabilidades en el software.

Para protegerse contra estos ciberriesgos, se deben implementar medidas de ciberseguridad como la segmentación de redes, gestión de identidades, priorización de activos según su criticidad, inspección del tráfico de red y controles de protección. Estas medidas ayudan a prevenir y detectar ataques cibernéticos, así como a mitigar sus efectos en caso de que ocurran.

En España, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC) es el órgano responsable de coordinar y supervisar la protección de las infraestructuras críticas. El Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC) establece las medidas para prevenir y proteger a las infraestructuras críticas de las amenazas.

La colaboración entre el CNPIC y las entidades responsables de la gestión del agua es fundamental para garantizar la seguridad de las infraestructuras del agua y protegerlas de los ciberriesgos.

Medidas de ciberseguridad en la gestión del agua

  • Segmentación de redes: Dividir la infraestructura en diferentes segmentos de red para evitar que un ataque afecte a todo el sistema.
  • Gestión de identidades: Implementar sistemas de autenticación y control de acceso para garantizar que solo personas autorizadas puedan acceder a los sistemas y datos.
  • Priorización de activos según su criticidad: Identificar y proteger los activos más críticos para el suministro de agua, asegurando su disponibilidad y funcionalidad.
  • Inspección del tráfico de red: Monitorizar y analizar el tráfico de red en busca de posibles anomalías o actividades sospechosas.
  • Controles de protección: Establecer medidas de seguridad como firewalls, sistemas de detección y respuesta, y cifrado de datos para proteger los sistemas y la información.

Además, es importante capacitar al personal en ciberseguridad para que estén conscientes de los riesgos y sepan cómo actuar en caso de un ciberataque.

La colaboración entre todos los actores involucrados, desde las autoridades y reguladores hasta los proveedores de servicios y los usuarios finales, es fundamental para asegurar la ciberseguridad en la gestión del agua y proteger nuestras infraestructuras críticas.

Protegiendo la infraestructura crítica del agua: mejores prácticas

Existen diversas mejores prácticas que pueden ser implementadas para proteger la infraestructura crítica del agua y garantizar su seguridad contra los ataques cibernéticos. La digitalización de las infraestructuras del ciclo del agua ha traído consigo mejoras en la gestión operativa y eficiencia, pero también ha aumentado la superficie sensible a los ciberataques.

Por lo tanto, es fundamental adoptar medidas de ciberseguridad efectivas para salvaguardar estos sistemas vitales.

Una de las primeras medidas que se deben implementar es la segmentación de redes. Esto implica dividir la infraestructura en diferentes segmentos o zonas de red, permitiendo un control y monitoreo más efectivo de los accesos y el tráfico de datos.

Además, se debe realizar una gestión de identidades rigurosa para garantizar que solo las personas autorizadas tengan acceso a los sistemas y datos críticos.

Otra práctica importante es la priorización de activos según su criticidad. Es necesario identificar y dar prioridad a los activos más críticos y aplicar medidas de protección más rigurosas a estos elementos clave.

Además, se debe realizar una inspección constante del tráfico de red para identificar cualquier actividad sospechosa y responder de manera inmediata.

Medidas adicionales de ciberseguridad

  • Implementar firewalls y sistemas de detección y respuesta para detectar posibles intrusiones y responder rápidamente a los ataques.
  • Actualizar regularmente el software y los sistemas operativos para corregir vulnerabilidades conocidas.
  • Capacitar al personal en ciberseguridad para que estén preparados para identificar y responder a posibles amenazas.

La protección de la infraestructura crítica del agua contra los ciberriesgos requiere de un enfoque integral que involucre la implementación de medidas técnicas, la capacitación del personal y la colaboración con entidades especializadas en ciberseguridad. Es importante recordar que la seguridad de la infraestructura crítica es responsabilidad de todos los actores involucrados, desde los proveedores de servicios hasta los usuarios finales.

En España, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC) desempeña un papel crucial en la coordinación y supervisión de la protección de las infraestructuras críticas. Además, el Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC) establece las medidas y directrices para prevenir y proteger a estas infraestructuras de las amenazas cibernéticas.

En resumen, la implementación de medidas de ciberseguridad adecuadas es esencial para proteger la infraestructura crítica del agua contra los ciberriesgos. Mediante la aplicación de mejores prácticas como la segmentación de redes, la gestión de identidades y la actualización regular del software, podemos garantizar un funcionamiento seguro y continuo de estos sistemas fundamentales para el suministro y calidad del agua.

Mejores prácticas de ciberseguridad
Descripción
Segmentación de redes
Dividir la infraestructura en segmentos de red para un control más efectivo de accesos y tráfico de datos.
Gestión de identidades
Garantizar que solo las personas autorizadas tengan acceso a los sistemas y datos críticos.
Priorización de activos
Identificar y proteger de manera rigurosa los activos más críticos.
Inspección del tráfico de red
Monitorear constantemente la actividad de la red para detectar posibles amenazas.
Implementación de firewalls y sistemas de detección y respuesta
Detectar y responder rápidamente a los ataques mediante el uso de herramientas de seguridad avanzadas.
Actualización regular de software y sistemas operativos
Corregir vulnerabilidades conocidas mediante la instalación de actualizaciones y parches.
Capacitación del personal en ciberseguridad
Preparar al personal para identificar y responder a posibles amenazas cibernéticas.

Conclusiones sobre la protección de infraestructuras

La protección de la infraestructura crítica del agua contra los ciberriesgos es una prioridad para evitar daños en el suministro y asegurar la calidad del agua. La digitalización de las infraestructuras del ciclo del agua ha traído consigo mejoras en la gestión operativa y eficiencia, pero también ha aumentado la superficie sensible a los ciberataques.

Las infraestructuras críticas relacionadas con el agua son cada vez más frecuentes como objetivo de ataques cibernéticos.

La convergencia de los mundos IT/OT (Information Technology/Operational Technology) ha creado un escenario en el cual la interacción entre los dos aumenta la superficie sensible al ciberataque. Las ciberamenazas que enfrenta el sector del agua incluyen la pérdida de datos, deterioro del hardware o la red, accesos no autorizados y vulnerabilidades en el software.

Para protegerse contra estos ciberriesgos, se deben implementar medidas de ciberseguridad como la segmentación de redes, gestión de identidades, priorización de activos según su criticidad, inspección del tráfico de red y controles de protección.

En España, el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC) es el órgano responsable de coordinar y supervisar la protección de las infraestructuras críticas. El Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC) establece las medidas para prevenir y proteger a las infraestructuras críticas de las amenazas.

La ciberseguridad desempeña un papel crucial en la gestión del agua, ya que la infraestructura digital está interconectada con la infraestructura física y su seguridad es fundamental para garantizar el suministro y calidad del agua.

En resumen, la ciberseguridad es fundamental para garantizar el funcionamiento seguro de las infraestructuras críticas del agua y protegerlas de los ciberriesgos.

Fuentes consultadas

A continuación, se presentan las fuentes consultadas para obtener la información relevante relacionada con los ciberriesgos en la infraestructura crítica del agua:

  1. Banco de España. (2020). Informe de Ciberseguridad y Tecnologías Regtech en el Sector Financiero.

  2. Martínez, J. M., & Rodríguez, A.

    B. (2019). Ciberseguridad y Protección de Infraestructuras Críticas en el Sector del Agua en España.

    Revista de la Asociación Española de Protección de Infraestructuras Críticas, 7(1), 27-39.

  3. Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. (2021). Estrategia Nacional de Ciberseguridad 2021.

  4. Organización de los Estados Americanos (OEA). (2020). Guía de Buenas Prácticas en Ciberseguridad para Infraestructuras Críticas del Agua de las Américas.

Estas fuentes proporcionaron una visión integral de los ciberriesgos en la infraestructura crítica del agua, así como las mejores prácticas y estrategias de protección utilizadas en diferentes países y sectores. La información recopilada nos permitió comprender los desafíos y las medidas necesarias para garantizar la ciberseguridad de las infraestructuras críticas del agua.

Fuente
Información Pertinente
Banco de España
Informe sobre la ciberseguridad y las tecnologías Regtech en el sector financiero.
Martínez, J. M., & Rodríguez, A.

B.

Artículo académico sobre ciberseguridad y protección de infraestructuras críticas en el sector del agua en España.
Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital
Estrategia nacional de ciberseguridad para el año 2021.
Organización de los Estados Americanos (OEA)
Guía de buenas prácticas en ciberseguridad para infraestructuras críticas de agua en las Américas.

Estas fuentes son ampliamente reconocidas en el ámbito de la ciberseguridad y la protección de infraestructuras críticas, y nos brindaron una base sólida de conocimientos para la redacción de este artículo.

Glosario

Ciberriesgos infraestructura: Amenazas y vulnerabilidades cibernéticas que afectan a las infraestructuras críticas, como ataques cibernéticos, accesos no autorizados y pérdida o compromiso de datos.

Seguridad de datos: Medidas y estrategias para proteger la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información.

Prevención de ataques cibernéticos: Acciones y controles implementados para evitar la realización de ataques cibernéticos contra las infraestructuras críticas.

Protección de redes: Medidas y tecnologías utilizadas para asegurar la seguridad de las redes de comunicación y prevenir intrusiones o accesos no autorizados.

Ciberseguridad: Conjunto de medidas y estrategias utilizadas para proteger los sistemas informáticos y las infraestructuras críticas de los riesgos cibernéticos.

Gestión de riesgos informáticos: Proceso de identificación, evaluación y mitigación de los riesgos asociados a los sistemas y tecnologías de la información.

Este glosario tiene como objetivo brindar una definición clara de los términos clave utilizados en el contexto de los ciberriesgos en la infraestructura crítica del agua, para una mejor comprensión del tema.

Glosario

En esta sección se presentarán definiciones de los términos clave relacionados con los ciberriesgos en la infraestructura crítica del agua.

Infraestructura crítica: Son aquellos activos físicos, sistemas y redes considerados esenciales para el funcionamiento y seguridad de un país o sociedad.

Ciberriesgos infraestructura: Son los riesgos relacionados con la exposición de las infraestructuras críticas a los ataques cibernéticos que pueden comprometer la seguridad, la operatividad y la confidencialidad de los sistemas.

Seguridad de datos: Es el conjunto de medidas y procesos implementados para proteger la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información.

Prevención de ataques cibernéticos: Son las acciones y estrategias destinadas a evitar que los ciberdelincuentes accedan a sistemas o redes para robar información o causar daños.

Protección de redes: Son las medidas de seguridad implementadas para salvaguardar las redes informáticas de posibles amenazas y ataques externos.

Ciberseguridad: Es el conjunto de medidas y prácticas destinadas a proteger los sistemas, redes y datos de los ciberataques.

Convergencia IT/OT: Es la integración de las tecnologías de la información (IT) y las tecnologías operativas (OT) en una infraestructura, lo que aumenta el riesgo de ataques cibernéticos.

Pérdida de datos: Es la eliminación accidental o intencional de información almacenada en sistemas o redes, lo que puede causar interrupciones en la operatividad de la infraestructura crítica del agua.

Deterioro del hardware o la red: Son los daños o fallos en los componentes físicos de las infraestructuras, como servidores, equipos o cables, que pueden afectar su funcionamiento.

Accesos no autorizados: Son las intrusiones en los sistemas de las infraestructuras críticas del agua por parte de personas no autorizadas, con el objetivo de obtener información confidencial o realizar acciones maliciosas.

Vulnerabilidades en el software: Son las debilidades o fallas en los programas informáticos utilizados en las infraestructuras críticas, que pueden ser aprovechadas por los hackers para acceder o comprometer los sistemas.

Gestión de identidades: Es el conjunto de procesos y medidas destinadas a administrar y controlar el acceso de los usuarios a los sistemas y recursos de una infraestructura.

Inspección del tráfico de red: Es la monitorización y análisis de las comunicaciones que se producen en una red para detectar actividades sospechosas o no autorizadas.

Controles de protección: Son las medidas de seguridad implementadas para prevenir, detectar y responder a los ciberataques que afectan a la infraestructura crítica del agua.

Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC): Es el organismo encargado de coordinar y supervisar la protección de las infraestructuras críticas en España.

Plan Nacional de Protección de las Infraestructuras Críticas (PNPIC): Es el conjunto de medidas y estrategias establecidas para prevenir y proteger a las infraestructuras críticas de las amenazas y ataques cibernéticos.

En resumen, la ciberseguridad desempeña un papel fundamental en la protección de la infraestructura crítica del agua contra los ciberriesgos. Mediante la implementación de medidas de seguridad como la protección de redes, la gestión de identidades y los controles de protección, se puede garantizar el funcionamiento seguro y confiable de las infraestructuras.

Además, la convergencia de los mundos IT/OT ha ampliado la superficie sensible a los ataques cibernéticos, lo que requiere una mayor atención a la protección de los sistemas y datos. El CNPIC y el PNPIC juegan un papel crucial en la coordinación y supervisión de la protección de las infraestructuras críticas y en la implementación de estrategias de ciberseguridad en España.

Te interesa:  Ciberseguridad en hospitales: Protegiendo datos médicos

Si deseas leer más artículos parecidos a Infraestructura crítica: El agua y los ciberriesgos los encontrarás en Mercado y Empresa.

Te interesa:

Subir Ciberriesgos y Ciberseguros